"¿Por qué huís cobardemente? Triunfad sobre la tierra, que en el cielo veréis la recompensa" (Boecio)



domingo, 24 de abril de 2011

El grano de trigo

"...y entonces, por vez primera, no supieron decirse una palabra. Porque pensaban: 'Ahora da flores la Muerte', y se inclinaron a un tiempo para apreciar el aroma de la joven floración."

Rainer Maria Rilke

Tras el ocultamiento de la Luz, y la victoria aparente de la muerte, el Sol de Justicia se eleva triunfante: ¡Christos anesti!

"El hombre verdadero no pudo ser sino mortal y no pudo elevar a la inmortalidad la naturaleza mortal más que expoliando la mortalidad por medio de la muerte. Oigamos cuan bellamente nos instruye la Verdad, hablando sobre esto, cuando dice: "Un grano de trigo que cayera en la tierra no estaría muerto si permaneciera él solo, pero si estuviera muerto produciría mucho fruto". Si Cristo hubiera permanecido siempre mortal, aunque nunca hubiera muerto ¿cómo hubiera dado la inmortalidad a la naturaleza humana un hombre mortal? Aunque no hubiera muerto, sólo habría permanecido mortal sin muerte. Era preciso por tanto que Él se liberara mediante la muerte de la posibilidad de morir, si había de producir mucho fruto, para que exaltado de esta forma, atrajera hacia sí todas las cosas, pues entonces su potestad no sólo se ejercería en el mundo y en la tierra corruptible, sino también en el cielo incorruptible."


Nicolás de Cusa, "La Docta Ignorancia"

He ahí que, en el recuerdo y actualización ritual de la Historia Sagrada, se encuentra, perfectamente señalado, el camino por el que cada hombre puede aspirar a su destino final: la vida verdadera que surge, glorificada e incorruptible, desde las oscuras entrañas de la muerte.

.·.

"Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará." (Mateo 16: 25)

¡Felicidades!



8 comentarios:

Juanarmas dijo...

"INCREIBLE es que un hombre haya re­sucitado de entre los muertos; INCREIBLE es que todo el mundo haya creído ese increíble; INCREIBLE es que 12 hombres rústicos y sencillos y plebeyos, sin armas, sin letras y sin fama, hayan convencido al mundo, y en él a los sabios y filósofos de aquel primer INCREIBLE.

"EL primer INCREIBLE no lo queréis creer; el segundo increíble no tenéis más re-medio que verlo; de donde tenéis que admitir el 3er. INCREIBLE. Pero ese tercer increíble es un portento tan asombroso como la Resurrección de un muerto".

San Agustín

Miserere mei Domine dijo...

Feliz Pascua Sahaquiel. Gracias por pasarte por mi blogs. Llevo unas semanas saturado de trabajos diversos y eso hace que mis reacciones se hagan más lentas.

Un abrazo fraterno :)

Escalante dijo...

Con la alegría de la Solemnidad de la Pascua, deseo saludarte entrañablemente agradeciendo al Padre celestial el Don de su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, muerto y resucitado.

Que el Señor Resucitado te bendiga y te haga partícipe de su Vida en abundancia.

Sahaquiel dijo...

Juan: Muchas gracias por la cita. No está de más recordar esas palabras para quienes, tanto de un lado como del otro, pretenden que en base a determinados datos empíricos se puede reafirmar o negar la validez de una tradición, como si algo tan contingente pudiera afectar en alguna medida la incontestable sabiduría de su enseñanza.

Saludos!

Sahaquiel dijo...

Estimado Miserere: Gracias por tus palabras; también anduve con poco tiempo estos días, así que espero que disculpes la demora de esta respuesta.

¡Christos anesti!

Un abrazo!

Sahaquiel dijo...

Escalante: Bienvenido al blog! Espero que te sientas cómodo por aquí.

Te agradezco por esas bellas palabras.

Que la luz de la Resurrección ilumine nuestros pasos en el camino del retorno.

Saludos!

Samuel dijo...

Sólo decirte que se te hace de menos y aprovecho para pedir disculpas por mis desatinos.
Un saludo a todos

Sahaquiel dijo...

Hola Samuel.

Gracias por tus palabras.

Aquí estamos, intentando volver.

Saludos!