"¿Por qué huís cobardemente? Triunfad sobre la tierra, que en el cielo veréis la recompensa" (Boecio)



sábado, 27 de marzo de 2010

Desesperanza

A tu alrededor,
casas vacías de vida,
poblados cementerios
de huéspedes inhóspitos;
muerte no asumida,
inercia y putrefacción.
Los clamores del combate
se apagan, errantes,
en el trasfondo
de tu vida corrupta.
Arrodíllate,
en este triste desierto,
alza tus manos y grita.
Nadie parece escuchar.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante Sahaquiel. Me dió que pensar. Pues, mucha gente confunde la esperanza con el optimismo. Por eso asumen que llevar una vida espiritual consiste en decirse, unos a otros, palabras de aliento todo el tiempo.
Pero, para otros, tal vez pocos, el mal y la desolación del mundo no resultan incompatibles con el reconocimiento de su belleza y sacralidad.
Uno de estos últimos era Kierkegaard; quien expresó su idea del asunto con una fórmula tan paradójica como inolvidable cuando dijo: hay una prueba irrefutable de la miseria del mundo; es la contemplación de su gloria...

Abrazo
Máximo

Sahaquiel dijo...

Gracias, Máximo. Con estas palabras no hago más que reflejar parte, sólo parte, de mi estado anímico actual. Para ser sincero, en estas condiciones, no estoy seguro de poder continuar con el blog.

Un fuerte abrazo.

V.

Anónimo dijo...

De mi parte lo lamentaría, pues tus post son siempre interesantes. Sea porque me aportan una perspectiva y/o información que hasta entonces ignoraba, sea porque me mueven a reflexión sobre temas que tenía olvidados o en segundo plano.
No voy a cometer la insensatez de decirte palabras optimistas, cuando yo mismo no creo en ellas,
pero sí sugerirte que medites en el mito de Deméter y Perséfone (*) Pues, ese relato, tan arcaico como imperecedero, indica, casi a los gritos para quien tiene los oídos abiertos, que el fruto de la unidad entre tierra y cielo no llega sino después de haber transitado la soledad, la desesperanza, y la separación del alma con respecto a sus raíces.

Fuerte abrazo
Máximo
(*) La mejor fuente es el canto que le dedica Homero en la Iliada.

Anónimo dijo...

Escribí la referencia que te dí, sin pensarla, así que me corrijo Sahaquiel: el himno a Deméter es independiente de la Iliada. Te lo mando por mail privado por si te interesa.
Abrazo
máximo

Pola dijo...

Querido V.,

te dejo aquí este texto de Julio Martínez Mesanza.


Ten paciencia

"Estás en Tierra Santa. Has visitado los lugares santos de Jerusalén, pero, para emocionarte un poco (porque te sentías en la obligación de hacerlo), has tenido que representarte lo que allí había ocurrido, y has tenido que ir a los textos y recurrir mucho a la imaginación. Nada que le alcanzara a tu alma directamente. Paseabas por la Via Dolorosa y te sentías ajeno a esos grupos que la ascienden portando cruces y parándose a rezar en cada estación. La Iglesia del Santo Sepulcro te pareció como cualquier otra iglesia medieval de las muchas que habías visto en Europa; si acaso, más sucia y más abandonada y más caótica. Alguna iglesia más pequeña, al menos, sí te llamó la atención, pero sólo eso. Y te gustaron las cuatro sinagogas sefarditas, pero sólo eso. El Muro Occidental y la Cúpula Dorada aparecían ante ti como ante los ojos del más extraviado de los turistas, que ha venido sólo porque la gente viene a estos sitios. ¿Dónde la santidad en todo ello, la santidad de las iglesias, del Muro, de la Mezquita? Sí, la ciudad tenía el no sé qué, pero no precisamente en sus monumentos religiosos. Tenía también mucho de soledad y de tristeza, y de vacío. Quizá era tu culpa, porque el alma debe prepararse un poco para estas cosas, y no decir estoy aquí y el aquí me lo va a dar todo. Pero un buen día, una de las personas más amables, sensibles y educadas que has conocido te lleva a una azotea de la Universidad Hebrea de Jerusalén, la del Truman Institute. Te ha dicho que vale la pena subir hasta allí. Tú piensas que lo que te espera son unas hermosas vistas; y sí, pero no sólo eso. Abajo, la ladera del Monte de los Olivos. A tus pies, Jerusalén, porque es humilde y la colina que ocupa yace rodeada de colinas más altas. No te des aún la vuelta. Un poco más arriba, a la izquierda, el lugar exacto en el que Abraham despidió a su séquito y el camino que hizo ya a solas con Isaac, hasta lo que luego será la explanada del Templo. No. No te des aún la vuelta. Mira cómo asciende la Vía Dolorosa. Mira, va de esa puerta hasta la Iglesia del Santo Sepulcro, por esas calles de allá. No te vuelvas; espera un poco... ¿Ves ese punto? Toda la lluvia que cae de ese lado va al Mediterráneo. La que cae del otro, al Jordán. Y miras otra vez Jerusalén, rodeada de verde, porque queda del lado del Mediterráneo. Ya puedes darte la vuelta. Y te vuelves, y aparece ante ti la deslumbrante nada, el desierto de Judea hasta el Mar Muerto y, más allá, la llanura de Moab; aparece la desolación absoluta, una tierra sin nada que desciende hacia la nada, y, de repente, entiendes el porqué de todo sin que nadie te diga nada y entiendes que de esa nada haya salido todo, y al fin te sientes en Tierra Santa."

Un abrazo muy, muy fuerte.

Miserere mei Domine dijo...

¿Que es la tierra? Un lugar inmundo en donde todo perece, se corrompe, se transforma. Nada permanece estable, todo se rompe y desaparece.

Pero de este inmundo lecho, compuesto por todas las piezas rotas en descomposición... es e mejor sitio para que la semilla germine y extraiga de la inmundicia los ladrillos con que construirá su belleza y lozanía.

Incluso cuando la planta envejezca, muera y se pudra... formando parte del lodo hediondo que la vio nacer... sabrá que ella misma dará parte de si a sus hijos y a los hijos de los demás, para que se vuelva a levantar altivos.

Entonces gritarán Anestí!!! resucitó!!!

Estimado sahaquiel... sienta la cálida mano de amistad y apoyo que los que leemos su blog les ofrecemos. Nunca se está solo ni nunca lo que se hace queda sin sentido. :)

Desde mi ventana dijo...

Querido Sahaquiel:

Acabo de llegar de la clase en el Ces y me encuentro con tu poema. Yo quería mandarte la bibliografía que se ha dado pero no sé…

Me gustaría decirte que ciertamente esos estados de ánimo son muy pesados, a uno le cae todo el peso encima, pero en realidad son estados pasajeros y hay que aprovecharlos pues anuncian futuras transformaciones. Son procesos alquímicos y lo que toca es dejarse morir, pues como sabes, si la semilla no muere no pude nacer aquella eflorescencia llamada rosa blanca, de la que hablaba Böehme.

Es verdad que esto de los blogs a veces se convierte en un trabajo demasiado solitario, a la intemperie, pero debemos saber que lo hacemos por nosotros mismos, pues el primer beneficiado es uno y si otro lo lee, comenta o saca algún provecho mejor que mejor. Tú eres una persona llamada a hacer un trabajo bello y lúcido y no creo que puedas obviar eso, pues el estado en el que estás lo superarás, aunque volverá a reiterarse, pues la melancolía, esa bilis negra, es parte del trabajo de la alquimia y la más interesante para el operador, pues oculta secretamente el furor dionisíaco del que hablaba Ficino.

Si me dejas aconsejarte te diría que deberías seguir con tu proyecto de estudio y escribir tu primer libro, al que deben seguirle otros. Creo que tienes cualidades para hacer una obra.

Un fuerte abrazo

Núria

Pola dijo...

Querido V.,

una vez compartimos ya estas palabras, pero creo que éste vuelve a ser su sitio y su momento. Petenecen a uno de los relatos de Sohravardî, ¿recuerdas? El sabio dice así:

"Cuando aquel que emprende el camino se ve a sí mismo en las Tinieblas, es que ha comprendido que estaba en la Noche, y que jamás la claridad del Día había alcanzado todavía su mirada. Ése es el primer paso de los verdaderos peregrinos. Sólo a partir de ahí es posible elevarse. Si, por lo tanto, alguien llega a esta estación, a partir de ahí, sí, es posible hacer que progrese. El buscador de la Fuente de la Vida en las Tinieblas pasa por todo tipo de estupores y angustias. Pero si es digno de encontrar la Fuente, finalmente, después de las Tinieblas, contemplará la Luz. No debe emprenderse entonces la huída ante la Luz, pues esa Luz es un esplendor que desde lo alto del Cielo desciende sobre la Fuente de la Vida. Si ha realizado el viaje y se baña en esa Fuente, será en adelante invulnerable al golpe de la espada."

¡Abrazos!

caminho da magia dijo...

tu blog es muy sapiente!!!buena iniciativa no pares de escrivir!!hasta luego!

Sahaquiel dijo...

Queridos amigos, gracias a todos por sus palabras. En cuanto al destino del blog, por el momento no hay nada decidido.

Querido Máximo: Te agradezco nuevamente por la sugerencia. En verdad está siendo muy fructífero meditar en ese mito que ya tenía bastante olvidado. Me hizo pensar también en ciertas correspondencias simbólicas que, si no es molestia, me gustaría comentarte en privado.

Un fuerte abrazo.

Querida Pola: No me cansaré de agradecerte por esos preciosos textos que tan amablemente has compartido. No tengo ahora mismo las fuerzas -ni el tiempo- para comentarte algo respecto de ellos, espero que me sepas disculpar, pero quería, al menos, volver a decirte lo importante que ha sido encontrarlos y la alegría que siento al contar siempre con tu apoyo.

Un abrazo muy, muy fuerte, querida Pola.

V.

Sahaquiel dijo...

Miserere mei Domine: Ha sido muy grato encontrar tu mensaje. Realmente estas son fechas especiales para meditar sobre todas las implicaciones de estos oscuros estados de ánimo. Espero que pronto podamos volver a intercambiar comentarios, pues siempre es enriquecedor.

Un abrazo.

Querida Núria: Lo que quieras enviarme del CES siempre es bienvenido, será un placer recibirlo. Comparto lo que dices respecto de que la melancolía siempre volverá, porque esto sigue siendo parte de nosotros, algo que debemos aceptar y sobre lo que es necesario trabajar para seguir avanzando en la Obra.

Por otro lado, no estoy de acuerdo con lo del libro; la verdad es que no me creo capaz de escribir siquiera un folleto.

Un abrazo.

Sahaquiel dijo...

Caminho da magia: Bienvenida. Gracias por dejar tu huella en esta modesta bitácora. Espero que te sientas a gusto por aquí, aunque, por ahora, no pueda garantizar futuras actualizaciones.

Saludos!

ketil brambgard dijo...

Estimado Sahaquiel,

Solo enviarte un abrazo de animo para los momentos de malas sensaciones.
Lamentaría como todos los demás que abandonaras el blog por que como a ellos nos das conocimiento, reflexión, poesía y sonrisa (no puedo olvidar a la bestia del reino y la curva de mis labios cuando la veo). Pero antetodo estas tu y condiciones.
No soy muy dado a conocer textos hermosos y evocadores como con los que muchas veces ilumináis los comentarios pero si guardo citas y
quisiera compartir esta contigo:
"Aunque ya no somos aquella fuerza que en los viejos tiempos removía cielo y tierra, seguimos siendo lo que somos. El mismo temple en nuestros heroicos corazones debilitados por el tiempo y el destino, pero de férrea voluntad para luchar, para buscar, para encontrar y para nunca rendirse."
- Alfred Tennyson, Ulysses
Lo dicho hermano. Un abrazo de este aspirante a Kali Yuga Warrior a uno de sus maestros.
Ketil.

Sahaquiel dijo...

Querido Ketil: Muchas gracias por tus palabras y por esa cita tan hermosa e inspiradora. Todo retoma su cauce. Por lo pronto, sólo diré que el blog continuará actualizándose.

Ha sido una gran alegría recibir tu mensaje, ¡gracias!

Un fuerte abrazo.

V.