"¿Por qué huís cobardemente? Triunfad sobre la tierra, que en el cielo veréis la recompensa" (Boecio)



lunes, 23 de febrero de 2009

Arcano XVIII: La Luna


Para Pola

Diosa de la imaginación, señora del intermundo. Rodeada de su celestial cohorte de innumerables estrellas iridiscentes, brilla en lo alto del firmamento guiando los pasos del incansable peregrino solitario que busca encontrar reveladoras respuestas en los profundos abismos de la Noche. Se acerca, misteriosa, al caminante de los sueños, al poeta, al enamorado de su belleza sempiterna, al explorador de otros mundos a quien le entrega, bondadosa, el destello de su semblante incorruptible. Espejo prístino de la Luz del Sol, símbolo de los ciclos cósmicos, vía de sublimación. Quien hacia ella dirige su mirada, con sinceridad y devoción, abre las puertas del corazón, preparando los ojos para la contemplación directa de los rayos incandescentes del Astro Rey, el majestuoso soberano, que se elevará victorioso cuando Ella decida retirarse. Emblema espagírico de la plata y sello del color blanco [1]. Madre y matriz universal que controla el movimiento de las aguas; determina las mareas, la circulación de la sangre, la savia de las plantas y los ciclos femeninos [2].
Dos lobos, solemnes, le dedican penetrantes y angustiosas melodías; seres intermediarios, oscuros y luminosos, guías de las almas, reintegradores de los ciclos, protectores de secretos ancestrales.
Mientras tanto, incólume y deslumbrante, proyecta su luz sobre las aguas primordiales, calmas y profundas, bajo las que descansa el Cangrejo, aquel prodigioso animal que puede pisar el firme suelo de la playa y volver a su mundo acuático, sutil y cambiante, a voluntad. Nuevamente, un ser de doble naturaleza, un psicopompo, cuyo singular desplazamiento imita la trayectoria aparente del Sol. Es por eso que Cáncer, signo de agua regido por la Luna, está asociado al principio femenino, a la esencia vegetal y la leche materna y presenta las características del mediador, de aquel que posee aptitudes maravillosas para visitar los reinos imaginales y viajar libremente por los caminos de ese mundo, oculto a los sentidos de la carne, que es este mismo mundo, iluminado y transfigurado por la visión del Alma que se reconoce a sí misma.

(Y así, el acertijo fue resuelto)

[1] Para más detalles sobre esta interpretación alquímica, ver Fulcanelli, Las moradas filosofales.
[2] Ver Federico González, El Tarot de los Cabalistas..

4 comentarios:

Pola dijo...

Surca el aire y sábete pájaro:

cae luego en la fuente para revelar sus ondas,

hiere la corteza y báñate en la savia

o haz surgir la chispa de la roca.

Flecha de oro,

el blanco es uno sólo

y tú...

Tú lo sabes.

Sahaquiel dijo...

Acuático y terrestre,
espíritu mercurial,
Ábreme las puertas de aquel mundo
en el que lo invisible
arde con el fuego supraceleste
y vibra
como el agua silenciosa
que cubre nuestros pies.

Fab dijo...

Nueva casa, La luna.
que se esta gestando nuevo en mi?
que comienza a salir a la superficie?
cedo a ello, me resisto?
puedo escuchar a esos lobos, reconocerlos
ahora? que se mueve? que se escondía?

hola amigo, gracias por visitarme,
ya añadí este link a el blog "Esto"
gracias por hacer lo mismo.

había unos errores en el texto nuevo,
ya lo corregí, te invito a volver a pasar.

"El beso de la luna solo llega atreves
de una ventana abierta."

Rumi

androcles dijo...

Que gusto visitarte, ha pasado mucho tiempo de peregrinaje que sólo ha traído cambios positivos en mi vida. Los ciclos siguen en movimiento, pero esta vez camino por la escalera en espiral...

te espero en mi posada, un abrazo,

androcles.