"¿Por qué huís cobardemente? Triunfad sobre la tierra, que en el cielo veréis la recompensa" (Boecio)



domingo, 23 de marzo de 2008

El Grial según Wolfram von Eschenbach

Wolfram von Eschenbach representado como caballero en Codex Mannese

Pocos símbolos tradicionales han sido tan bastardeados, manipulados y deformados en su interpretación como el otrora inconmensurablemente bello Santo Grial. Si bien es un fenómeno que se viene dando desde hace un par de décadas con las publicaciones de Baigent, Ambelain y compañía, no fue sino hasta hace unos pocos años cuando salió a la venta ese famoso libro del pseudo escritor (!) Dan Brown, de ejecución mediocre y totalmente falto de originalidad y creatividad, porque todo hay que decirlo, que se convirtió en un éxito comercial sin precedentes y que más tarde fue llevado a la pantalla grande. Esta peligrosa aberración, que no hace más que aumentar la confusión reinante en la sociedad moderna, como era de esperarse, trajo consigo, cual bola de nieve que arrastra con todo lo que tiene a su paso, una enorme cantidad de obras que no sólo intentaban imitar a la anterior, sino también libros con contenidos de carácter pretendidamente histórico pero con un rigor académico inexistente y, como no podía ser de otro modo, innumerables obritas new age que no hicieron sino continuar deformando el sentido original del simbolismo hasta extremos inconcebibles. Esto sólo permite verificar el grado de "solidificación" y desviación alcanzados en Occidente.
¿El Grial representa la descendencia secreta de Jesús? Es absurdo pensar que un autor tradicional como Chretien de Troyes, ya sea que tuviera conocimientos iniciáticos efectivos o que fuese tan sólo la cara visible de una organización más compleja, que indudablemente manejaba los símbolos con extraordinaria destreza, los cuales plasmó en sus bellas composiciones literarias, pudiera ocuparse de asuntos tan triviales (independientemente de la posibilidad concreta -poco probable- de estos hechos históricos porque, después de todo, ¿en qué afectaría esto a las enseñanzas, tanto exotéricas como esotéricas, que nos legó el Cristianismo?), cuando basta leer sólo un fragmento de alguno de sus libros para darnos cuenta de que estas historias no eran contadas para divertir, sino con el objeto de instruir, y es evidente que, como dijera Ananda K. Coomaraswamy, "contar historias sólo para divertirse pertenece a edades posteriores en las que se prefiere la vida del placer a la vida de la actividad o de la contemplación. De la misma manera, todo folklore y cuento de hadas genuino puede «comprenderse», pues las referencias son siempre metafísicas".[1]
Desde el punto de vista que realmente nos interesa, la búsqueda del Grial simboliza la búsqueda del Centro Espiritual del Mundo, donde tiene lugar la comunicación directa con los dioses, es decir, desde donde emana la sabiduría primigenia que es revelada a los adeptos del verdadero Arte por medio de la intuición intelectual. Entrar en contacto con el Santo Grial y, por eso mismo, situarnos en el Centro del Mundo, equivale a alcanzar el punto central del estado humano, ese punto a partir del cual el iniciado recobra la desnudez edénica perdida en el momento de la caída y lo contempla todo desde la eternidad, es el hombre primordial que puede elevarse hacia los estados superiores del ser, es el punto de partida para todo desarrollo eminentemente vertical y la puerta de acceso a los Grandes Misterios. Aquí debemos recordar el simbolismo de la cruz y considerar además las correspondencias análogas existentes entre el Grial, en forma de copa o cáliz milagroso y el sagrado corazón de Jesús.[2]
Esta modesta introducción, esperamos que sirva a los fines de presentar la maravillosa descripción del Grial realizada por el maestro alemán de la poesía épica, Wolfram von Eschenbach en su fantástico y siempre recordado Parzival, escrito a principios del siglo XIII.
Chretien de Troyes no fue muy explícito sobre el objeto en cuestión, luego de relatar los detalles de la fatídica procesión en el castillo del Rey Pescador, se limitó a decir que "el grial era de oro puro, recamado en gemas y piedras preciosas de diversos orígenes, algunas de ellas de los más lejanos confines de los mares y la tierra, comparables con ninguna otra conocida por hombre alguno."
Por su parte, Robert de Boron lo introdujo en un contexto específicamente cristiano identificándolo de manera directa con la copa de la que bebió Jesús en la Última Cena y con la que José de Arimatea recogió la sangre de las heridas durante la Crucifixión.
En cambio, diferenciándose del resto de los autores, Wolfram von Eschenbach la describe como una piedra celestial a la que designa como lapsit exillis o lapis exillis.
Estas son las palabras que pone en boca del ermitaño Trevizent dirigiéndose a su sobrino, el puro e invencible Parzival (o Perceval), héroe solar y principal protagonista de la gesta:


«Sé bien que viven muchos valientes caballeros en Munsalwäsche, junto al Grial. Cabalgan una y otra vez en busca de aventuras. Consigan la derrota o la victoria, estos templarios expían así sus pecados. Habita allí una tropa bien experimentada en la lucha. Os diré de qué viven: se alimentan de una piedra, cuya esencia es totalmente pura. Si no la conocéis, os diré su nombre: lapis exillis . La fuerza mágica de la piedra hace arder al Fénix, que queda reducido a cenizas, aunque las cenizas le hacen renacer. Así cambia el Fénix su plumaje y resplandece después en sus mejores galas, siendo tan bello como antes. Por muy enfermo que esté alguien, si ve un día la piedra, no puede morir en la semana siguiente y mantiene toda su belleza. Quien en la flor de la vida, fuera doncella o varón, contemplara la piedra durante doscientos años, conservaría el mismo aspecto: sólo el cabello se le tornaría gris. La piedra proporciona a los seres humanos tal fuerza vital que su carne y sus huesos rejuvenecen al instante. Esta piedra se llama también el Grial. Hoy baja sobre él un mensaje, sobre el que descansan sus poderes sobrenaturales. Hoy es Viernes Santo y se verá cómo desciende del cielo una paloma y deposita sobre la piedra una pequeña y blanca hostia. La paloma, que resplandece en su blancura, retorna después al cielo. Como os digo, todos los Viernes Santos la deposita sobre la piedra, con lo que le proporciona todo lo que en la tierra posee un buen aroma, comidas y bebidas, todo lo que crece en la tierra, con una abundancia paradisíaca. La piedra obsequia asimismo con la carne de todos los animales que vuelan, corren o nadan. El poder maravilloso del Grial asegura la existencia de la comunidad de caballeros. Oíd cómo se sabe quiénes son llamados al Grial. En el borde de la piedra, una inscripción con letras celestiales indica el nombre y el origen, sea muchacha o muchacho, del que está destinado a hacer este viaje de salvación. No hace falta quitar la inscripción, pues, tan pronto como se ha leído, desaparece por sí misma de la vista. Como niños llegaron los que ahora son adultos. ¡Felices las madres cuyos hijos fueron llamados a este servicio! Pobres y ricos se alegran por igual cuando les piden que envíen a sus hijos a la comunidad. Los requieren de muchos países. Permanecen allí protegidos siempre contra la ignominia del pecado y reciben su magnífica recompensa en el cielo. Cuando se les apaga aquí la vida, se les concede en el cielo la plena satisfacción. Los que no tomaron partido por ninguno de los dos bandos cuando lucharon Lucifer y la Trinidad, todos los ángeles neutrales, llenos de nobleza y de dignidad, tuvieron que venir a la tierra, a esa misma piedra. No sé si Dios los perdonó o los siguió condenando. Si su Justicia se lo permitió, los acogió a su lado . Desde entonces protegen esta piedra los que Dios ha designado para ello y a los que les envió su ángel. Señor, eso es lo que es el Grial».[3]

Habremos de notar que la expresión lapis exillis posee un parecido notable y muy sugerente con lapis elixir, que es la forma en que los árabes designaban a la Piedra Filosofal, objetivo último de los Alquimistas que, de más está decirlo, posee propiedades milagrosas que son estrechamente solidarias con las del Grial. Sin embargo, existe otra hipótesis, no menos importante, que sugiere que lapis exillis equivale a lapis ex coelis, porque se trata, en efecto, de una piedra «caída del cielo». En este punto, podemos detenernos y meditar sobre las posibles relaciones con la «piedra abrazada» y el ritual de la "Lavatio de la Piedra", en honor a la diosa Cibeles de los pueblos antiguos, que consistía en elevar una piedra abrazada mediante bragas o cuerdas, precediendo la fundación de una ciudad o de una construcción importante [4].Para más detalles, recomiendo este interesante artículo del excelente blog "El Tablero de Piedra" del arquitecto Carlos Sánchez Montaña:

El símbolo de la piedra abrazada.

Estas breves consideraciones no pretenden agotar el tema ni mucho menos, lo que se busca es simplemente plantear algunas cuestiones que considero esenciales a la hora de rescatar un símbolo universal que en la actualidad parece haber sido reducido a simple emblema de un puñado de teorías conspiratorias pero que, a pesar de todo, sigue constituyendo, para todo sincero buscador de la Verdad, un auténtico soporte para la meditación y el estudio.


¡Felices Pascuas para todos!

[1] Ananda K. Coomaraswamy, Apuntes para una crítica literaria tradicional
[2] Para más información sobre este tema, ver: René Guénon, El esoterismo del Grial . También recomiendo la lectura del relato La búsqueda, publicado en el blog Pensamientos de un Caósofo.
[3] Wolfram von Eschenbach, Parzival. Ed. Siruela, 1999
[4]
En el caso del Grial, está presente desde la Creación del Mundo, por lo que se trataría también de un símbolo cosmogónico

16 comentarios:

Pola dijo...

¡Precioso texto Sahaquiel! Se agradece verdaderamente poder leer una contribución tan lúcida sobre el profundo simbolismo del Grial, como tú bien dices tan "bastardeado" últimamente (es la primera vez que escucho esta expresión, pero me parece de lo más apropiada al caso).
Perverso lo de convertir algo de tal potencia y hermosura en una mísera teoría de la conspiración que además -coincido de nuevo-, en todo caso no tendría mayor repercusión. De nuevo se juega con el anhelo de búsqueda de la gente y se distorsiona y envenena para tratar que no quede nada de él.

Hace tiempo leí sobre el sentido del simbolismo del Grial en algunos textos de Guénon y me gustaría contribuir en este comentario con un fragmento de lo que escribí en mi bitácora sobre el tema:

Según explica René Guénon,las leyendas del Grial hablarían en forma simbólica de la pérdida del sentido de la eternidad por parte del ser humano.
Cuenta en su libro "el Rey del Mundo", como en la versión del Parzifal de Eschembach, el Grial es descrito como una copa tallada a partir de una esmeralda desprendida de la frente de Lucifer en el instante de su caída. Según otras leyendas se afirmaba que el Grial había sido entregado a Adán pero que no pudo llevarlo consigo cuando fue expulsado del paraíso. Así, desde el momento de su expulsión, el ser humano pasa a estar confinado en la esfera de la temporalidad, en la circunferencia, habiendo perdido el centro, "incapaz de alcanzar el punto desde le cual observar todas las cosas bajo su aspecto eterno." Este es el estado primordial que el Grial puede restaurar y que según Guénon es el primer estadío de la verdadera iniciación.
Según la tradición, Seth hijo de Adán, consiguió entrar al paraíso y llevarse el Grial. Así él y quienes lo custodiaron después de él, establecieron un centro espiritual en la tierra destinado a reemplazar el paraíso perdido. Explica así que "la posesión del Grial representa la conservación íntegra de la tradición primordial."

Un abrazo y felices Pascuas.

Sahaquiel dijo...

Pola: Muchas gracias. Es un verdadero halago viniendo de alguien que, parafraseando a Coomaraswamy "no escribe sólo para divertirse".
Te pido disculpas porque el texto tenía algunos errores de ortografía y de redacción que acabo de corregir.
Me senté y pensaba escribir solo una breve introducción, pero quedó más largo de lo que tenía planeado...
Por otro lado, te agradezco también por tu aporte. Realmente es un símbolo impresionante, por eso quería "rescatarlo", si cabe tal palabra.
¿Podrías poner el enlace para quien quiera seguir este hilo?

Otro abrazo.

Pola dijo...

Claro, con mucho gusto.
(Por si alguien se decide a leer el texto, sólo aclarar que está inserto en una una trama más general en la que se narra la búsqueda del protagonista. Este post sobre el Grial en concreto, puede considerarse como una declaración de intenciones).

http://frantisekpola.blogspot.com/2007/06/la-bsqueda.html

Un beso.

Núria dijo...

Queridos Pola y Sahaquiel, siempre resulta una experiencia intelectual enriquecedora indagar en el simbolismo del Santo Grial, y en toda la literatura simbólica que ha generado esta idea de Centro Supremo y corazón del Ser. En realidad la búsqueda de la Tierra Perdida.

Ciertamente Occidente ha dejado de comprender sus propios símbolos, y no sólo eso, los ha pervertido al tergiversarlos. Sin embargo eso que denunció en su día Guénon (¿que han pasado?, setenta u ochenta años...) actualmente necesita una revisión. Lamentablemente debemos meter en el paquete a todo el orbe (prácticamente), y en algunos casos, incluso, el deterioro está siendo muy, muy dramático.

Mahatma hablaba de “demoler para construir”. Yo creo que ya todo está demolido, y que de lo que se trata ahora es de la construcción. Aunque en el fondo esto sean dos fases de un solo latir.

Ayer fui a ver una exposición increíble sobre los etruscos, antiguos habitantes de la región de la Toscana y la Umbría, de los que se cuenta descendían de Ulises y Circe, el héroe mítico y la maga.
Las piezas expuestas son como los fragmentos de un enorme naufragio y uno se da cuenta que se necesita más que una simple aproximación arqueológica para desentrañar el enigma que se esconde en este puzzle. Me gustaría hacer una reseña.

Yo también te felicito, Sahaquiel, especialmente por la clara y precisa introducción al texto, y por rescatar el documento. Lo de los vínculos con el trabajo de Pola me parece una muy buena iniciativa. Gracias a ambos.

Un fuerte abrazo.

russianblue dijo...

Existe mucha literatura actual en la que se intenta demostrar que la interpretacion santo grial = sang real, implicando una eventual descendencia de los merovingios (y la familia real francesa) de la presunta estirpe de Jesus, es simplemente una burda fabricacion efectuada con fines meramente politicos de restauracion de la monarquia en Francia.

El affaire de Rennes-le-Chateau no seria extraño a esta trama, ni las maquinaciones de otras familias reales europeas.

Con respecto a Dan Brown, su falta de seriedad en la preparacion de sus obras es conocida, por no hablar de lo que podriamos calificar directamente como embustes.

En LA FORTALEZA DIGITAL, por ejemplo, dice que:

- el zumo de arándanos es tipicamente español,

- que la policía española es fácilmente sobornable y nuy dada a utilizar los servicios de prostitutas,

- que los hospitales sevillanos huelen a orina y los enfermos están en catres en vez de en camas,

- que a la Giralda se sube por escaleras en vez de por rampas,

- que el Ayuntamiento de Sevilla se ubica en la majestuosa plaza de España, cuando el lugar correcto es la Plaza Nueva, y

- que la catedral hispalense es “gótica del siglo XI”, cuando todos los libros de historia señalan que se inició su construcción en 1401

Brown afirma que estuvo un año como estudiante en la Universidad de Sevilla. Sin embargo, esta institución afirma que Dan Brown no figura en ningún registro y que, si estuvo en esta Universidad, fue acaso en algún curso de verano.

En ANGELES Y DEMONIOS, la primera edición del libro tiene numerosos errores de localizacion de la accion y en el uso del idioma italiano.

O sea y resumiendo DAN BROWN es un completo fraude.

Saludos

Juanarmas dijo...

Quizás el Santo Grial -como simbología alquímica- tenga más proximidad a la Geometría, la Aritmética, la Música o a la Palabra, que a conspiraciones entre palomitas.

Interesante texto, así como los comentarios que ha provocado.

Saludos,
Juan

Sahaquiel dijo...

Pola: Muchas gracias por tu gentileza. Agregué un link al relato entre las notas.
Un abrazo, KYW.

Querida Núria: Gracias por tus palabras.
Estoy de acuerdo con lo que dices. En este caso hablé de Occidente porque las menciones del Grial como tal y las tergiversaciones de moda son cosa de Occidente, pero la degeneración es global. Oriente se "occidentaliza" a un ritmo vertiginoso. Y pensar que este escenario ya era advertido por Guénon en su "Crisis del Mundo Moderno", allá por 1927...
Creo que lo que debería estar de pie ha sido destruido y lo que no debería estar, tiene cada día más fuerza. Si esperamos una construcción parece necesaria una destrucción importante, a varios niveles...
No quiero parecer exagerado pero creo que no es casual que sea precisamente el Grial el símbolo deformado por las masas. Esto parece ser un claro signo del enorme alejamiento actual del Centro del Mundo, pues el hombre postmoderno ya no sólo es incapaz de reconocer el símbolo, sino que también lo deforma de manera aberrante. ¿Tú qué opinas?
Un beso.


RusoAzul: ¡Muchas gracias por el aporte! No conocía esos datos. Después de la indigestión que me provocó el "Código", mi estómago no me permitió recorrer sus obras anteriores. En este momento no lo recuerdo claramente, pero los errores en el Código Da Vinci son muchos y no poco importantes.
Saludos!


JuanArmas: En efecto, hay una relación interesante del Grial con las llamadas Artes Liberales. Incluso en el Parzival de Wolfram von Eschenbach encontramos claras menciones sobre el Trivium y el Quadrivium.
Afortunadamente los comentarios siempre enriquecen este humilde blog.
Muchas gracias por tu visita.

Un abrazo.

iobhar dijo...

Hola de nuevo Sahaquiel, solo quería comentarte que en relación a la denominación lapis exillis no se si se ha planteado ya la posible procedencia etimológica de exillis del término latino exilis cuyas acepciones son: pequeño, delgado, endeble, seco; las cuales abren un amplio campo de interpretaciones y de curiosos vínculos simbólicos.

Un Saludo

Núria dijo...

Querido Sahaquiel: Tal vez, y retomando con esto la pregunta que hace unos días me dejaste en el aire, creo que lo más adecuado es leerse los capítulos de los “Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada”, de René Guénon, donde este preclaro autor habla extensamente del simbolismo del Santo Grial; que yo diría se concretan en los siguientes capítulos:

III El Sagrado Corazón y la Leyenda del Santo Graal
IV El Santo Graal
XLIV Lapsip Exillis

Podría ser que, en algún momento, alguno de nosotros pueda hacer una síntesis de lo que allí se dice, con el fin de facilitar su comprensión, es decir hacerlo más comprensible a la mente del hombre actual, y al mismo tiempo a uno mismo. Creo que sería buenísimo para todos.

Un fuerte abrazo.

Alchemy dijo...

El hecho de distorsionar el verdadero simbolismo, ya sea dándole a la cuestión un sentido meramente literal o llevándolo a un terreno tan superfluo, como la cuestión de la descendencia de Jesús, creo que tiene que ver con una actitud de transformar todo en una gran "novela" que coincida con el rumbo al que nos quieren llevar, el entretenimiento, el consumo y así alejarnos definitivamente de la introspección.
Hubo una época que quemaban a las personas en la hoguera o le cortaban la cabeza, ahora nos siguen "quemando" y cortándonos la cabeza... sólo que la modalidad ha cambiado.
Depende de nosotros encontrar lo verdadero.
Gracias Sahaquiel por este valioso aporte, así como todo lo expuesto por los que comentaron en la entrada.
Saludos:
Alchemy

Sahaquiel dijo...

Iobhar: La verdad es que no había tenido en cuenta esa posible procendecia etimológica y todas sus connotaciones simbólicas. Muchas gracias, realmente es un buen punto sobre el cual podemos investigar. En todo caso, debemos recordar que la Lapsit Exillis es asociada a la piedra caída del cielo, la piedra cimera e incluso la piedra negra...
Saludos.

Querida Núria: Guénon es, a no dudarlo, una fuente a la que siempre podemos recurrir a la hora de investigar los símbolos universales de la Ciencia Sagrada. Te agradezco por recordarme esos capítulos cuya relectura siempre es necesaria. Sería muy interesante y enormemente útil poder hacer una síntesis, pero teniendo cuidado de no caer en un simplismo estéril buscando nada más que la "divulgación", dejando de lados aspectos que requieren de cierto rigor intelectual. En todo caso, lo importante es preservar la esencia del símbolo.

Un abrazo.

Sahaquiel dijo...

Alchemy: Estoy plenamente de acuerdo con lo que dices. Todo está girando alrededor del entretinimiento supérfluo y el consumo desmedido, el postmodernismo parece llevarnos por ese rumbo.
No se necesitan grilletes para convertirnos en esclavos. El hombre del siglo XXI no goza de mayor libertad que en otras épocas, más allá de lo que nos quieran hacer creer.

Un beso.

Copijza dijo...

Gracias por dejar tu estela de luz en nuestro blog y por hacerme participe del gran trabajo que realizas.

Un TAF, Elena GP .·.

Carlos Sánchez-Montaña dijo...

Estimado Sahaquiel: Texto rico en matices y también primera piedra de un camino múltiple que debemos recorrer. Agradezco tu comentario y enlace.
Un abrazo.

Sahaquiel dijo...

Copijza: Bienvenida al blog, me alegra que te sientas a gusto y espero volver a verte por aquí.
Abrazos.

Sahaquiel dijo...

Estimado Carlos: Es una gran alegría poder darte la bienvenida a este pequeño blog. Es a tí a quien debemos agradecer por tan magníficos aportes y trabajos de investigación sobre Arquitectura Sagrada y Tradición Primordial.
Muchas gracias por tus amables palabras. Sigamos en contacto, construyendo, día a día, este maravilloso camino de piedra.
Un fuerte abrazo.