"¿Por qué huís cobardemente? Triunfad sobre la tierra, que en el cielo veréis la recompensa" (Boecio)



lunes, 31 de diciembre de 2007

Feliz Año Nuevo

Cúpula de la Iglesia del Santo Sepulcro, siglo XIII. Torres del Río (Navarra). Camino de Santiago. El cielo generador y sus proporciones armónicas actuando sobre el microcosmos.
Imagen tomada de C.U.R.A



--- Escuadra y Compás les desea, a quienes habitualmente dejan su huella este pequeño y humilde sendero, un 2008 colmado de felicidad. ---



Ahora bien, ¿cómo debemos entender la felicidad?
Hace poco leía en un
foro que "la persona más feliz será aquella que logre acumular más momentos felices en su vida". También es muy conocida la expresión de que "la felicidad consiste en pequeños momentos que se atesoran en la memoria para traerlos hacia nosotros cuando lo consideremos necesario", con todas sus variantes. Palabras con las que no coincido, en absoluto.
Es cierto que, en condiciones que podríamos llamar "normales", la felicidad no es un estado extático, permanente, inamovible en el que podamos situarnos de una vez y para siempre para no abandonarlo jamás. Parafraseando a Johann W. Goethe, "podemos soportarlo todo, excepto una sucesión de días anodinos", porque la vida precisamente está llena de contrastes, de luces y sombras, de avances y retrocesos, de ciclos que se repiten, a veces tortuosos, pero siempre necesarios. Encontrar el equilibrio es fluir en armonía con estas oscilaciones, es encontrar el ritmo propio de la vida. Pero, ¿de qué me sirve haber sido feliz ayer? ¿de qué me sirve haber sido feliz hace diez minutos? ¿de qué me sirve saber si mañana podré serlo? Lo esencial es vivir el presente, lo demás es una vana ilusión.

Transcribo unas palabras de Plotino, tomadas de las Enéadas, donde se analiza si la felicidad "se acrecienta con el tiempo":

"La felicidad ¿se acrecienta con el tiempo pese a que la felicidad es concebida siempre en dependencia del presente? Además el recuerdo de haber sido feliz nada puede influir , y el ser feliz no consiste en decirlo, sino en estar en una cierta disposición. Ahora bien, la disposición, como también la actividad de la vida, estriba en que esté presente.

Pero si, porque siempre estamos deseosos de vivir y estar activos, el conseguir tal deseo significara ser más feliz, en primer lugar, según eso, la felicidad de mañana sería mayor que la de hoy, y la siguiente siempre mayor que la antecedente, con lo que la felicidad no se medirá ya por la virtud. En segundo lugar, los dioses mismos serán ahora más felices que antes, con lo que su dicha no será todavía perfecta y nunca jamás será perfecta. Además, cuando el deseo consigue su objetivo, obtiene lo presente y siempre lo presente, y busca el que, mientras exista, posea la felicidad. Ahora bien, el deseo de vivir, puesto que busca el existir, será deseo de lo presente, si el existir está en lo presente. Y caso que desee lo venidero y lo sucesivo, desea lo que tiene y lo que existe, no lo pasado ni lo venidero: desea que exista lo que ya existe, buscando no que exista perpetuamente, sino que exista ya lo que ya está presente ."

[...]

"Y si alguno dijera que el recuerdo de las cosas pasadas, perviviendo en el presente, incrementa la dicha de quien haya vivido en la felicidad durante más tiempo, ¿qué querría decir con lo del recuerdo? Porque o es el recuerdo de la sabiduría habida anteriormente, de modo que lo que querría decir es que es más sabio y no se atendría a la hipótesis, o se referiría al recuerdo del placer, como si el hombre feliz necesitara de una buena sobredosis de gozo y no le bastara con el presente. Sin embargo, ¿qué puede tener de placentero el recuerdo de lo placentero? Por ejemplo, si se acordara de que ayer disfrutó de un buen plato (y aún sería más ridículo al cabo de diez años), y, tocante a la sabiduría, que el año pasado era sabio.

—Pero si el recuerdo fuera de las cosas excelentes, ¿cómo negar que, en este caso, tendría sentido?

—Pero eso es propio de un hombre que, en la actualidad, está falto de las cosas excelentes y que, por no tenerlas ahora, busca el recuerdo de las pasadas.

—Pero la prolongación del tiempo ocasiona numerosas acciones nobles, en las que no tiene parte el que es feliz por poco tiempo, si hay que llamar feliz en absoluto a quien no lo es gracias a que sus acciones nobles son muchas.

—Pero decir que la felicidad resulta de multitud de tiempos y de acciones, es constituir la felicidad como suma de los componentes ya no existentes, sino pasados, y de uno solo presente . Por eso hicimos depender la felicidad de lo presente y luego nos preguntábamos si es mayor felicidad el haber sido feliz por más tiempo. Esto es, pues, lo que hay que investigar: si la felicidad prolongada por mucho tiempo gana más por el mayor número de acciones. Pues bien, en primer lugar, es posible ser feliz aun sin haberse visto implicado en acciones, y no menos, sino más, que quien ha estado consagrado a la acción. En segundo lugar, las acciones no confieren bondad por sí mismas; son las disposiciones las que hacen buenas aun a las acciones; y el sabio cosecha el bien aun en la acción, no porque obre ni como resultado de lo accesorio, sino como resultado de lo que posee. Pues aun la salvación de la patria podría ser obra incluso de un hombre vulgar, y el sabio disfrutaría por la salvación de la patria aun siendo otro el salvador. No es, por tanto, la acción la causa del placer del hombre feliz; es la disposición la que es causa tanto de la felicidad como del deleite que pueda redundar de ésta. Poner la felicidad en las acciones, es ponerla en lo que es extrínseco a la virtud y al alma. Porque la actividad propia del alma consiste en pensar sabiamente y en actuar en sí misma sabiamente. Y en esto consiste el estado de felicidad."


9 comentarios:

Luz dijo...

"No hay nada peor que un buen recuerdo" Luc Ferri.
Ojo con los recuerdos, es cierto que es lindo saber que uno ha sido felíz, amado, comprendido, etc...pero si uno se queda en la añoranza, se está concentrando en que ya no tiene todo eso...
Además, creo que tendemos a adornar los recuerdos, inconcientemente...y nos parecen más lindos de lo que fueron en realidad cuando fueron nuestro presente...por eso de que "todo tiempo pasado fue mejor..."
Bueno, al diablo por un rato con los recierdos.
Hoy pasala bien, brindá y empezá un 2008 con mucha felicidad.
Que en este año puedas concretar todos tus proyectos y puedas tener toda esa felicidad auténtica que sé que merecés.
Muchos besos!!!
Luz

Pola dijo...

¡Feliz año Sahaquiel!
Me alegra ver lo rápido que te has "desbloqueado".

En cuanto a la hora que te han robado (vengo del blog de Filousía), en fin, podría decirse que te han arrebatado una eternidad, y por eso mismo puedes recuperarla con cualquier otra.

Un abrazo.

"Para ver el mundo en un grano de arena,
Y el Cielo en una flor silvestre,
Abarca el infinito en la palma de tu mano
Y la eternidad en una hora.

Aquel que se liga a una alegría
Hace esfumar el fluir de la vida;
Aquel que besa la joya cuando esta cruza su camino
Vive en el amanecer de la eternidad."

William Blake.

almena dijo...

Sea cual sea la definición de felicidad, que tú la sientas a raudales en el año que comienza.

Un abrazo!

Fab dijo...

la felicidad no conoce.

un gran abrazo amigo!
fuerte como la energia que se siente aquí.

feliz 07-08, y los que sigan.

:)

Núria dijo...

Tu actividad y tu bella forma de escribir acerca de las ideas arquetípicas, sin duda es una excelente forma de elevar el ánimo y abrir la mente, y una forma de hacer felices a quien seguimos con atención y admiración tu blog.

Feliz año Nuevo, Sahaquiel, también al resto de amigos entre los cuales están, desde luego, Mahatma y Pola.

Nos encontraremos en 2008 para seguir declarando la guerra a la estulticia y al principe invertido de este mundo.

Botón dijo...

Que cada faceta del poliedro-felicidad te sean propicios en el 2008.

Un abrazo!

Filousia dijo...

Hola Sahaquiel, voy con retraso en mis lecturas, he de leer con tranquilidad tus artículos. Pero puedo anticipar que leer tu blog me causa una clara disposición hacia el disfrute y la felicidad. Recibe un gran beso,
F.
P.S. No tengo ni idea de dónde estará tu hora, pero me han dicho que el almacén de horas perdidas está a rebosar y los funcionarios no dan abasto con tantas reclamaciones ;-)

mahatmaa dijo...

Me copio el post para leerlo tranquilo en casa... (estoy en un ciber...) Mañana te dejo un comentario.

Feliz año, Sahaquiel!

Abrazos!

M.

Sahaquiel dijo...

Luz, Pola, Almena, Fab, Núria, Botón, Filousía, Mahatmaa, muchas gracias a todos por esas cálidas palabras de afecto. En verdad es motivo de alegría y felicidad contar con tan grata compañía.
Abrazos para todos.



PS: Pola, gracias por compartir tan bello poema. Blake es capaz de conmover tanto con sus palabras como con sus imágenes.