"¿Por qué huís cobardemente? Triunfad sobre la tierra, que en el cielo veréis la recompensa" (Boecio)



martes, 12 de junio de 2007

Chantars No Pot Gaire Valer

Durante la Edad Media, los Trovadores y Juglares, componían bellos poemas y canciones alegóricas dedicadas al Amor, en su sentido más puro, sublime y trascendente. Al mismo tiempo, el nombre de una mujer real o ficticia, que incluso en alguna oportunidad podría haberse tratado de un verdadero Amor del poeta, era utilizado simbólicamente para designar a la Sabiduría Divina, a quien ellos veneraban desde lo más profundo de su corazón, siguiendo las reglas del Amor cortés. Esto sería desarrollado posteriormente por los poetas que narraron en lenguaje simbólico las reuniones y funciones de las Cortes de Amor, llegando así a las inmortales creaciones literarias, en las que podemos reconocer a Dante Alighieri y los Fedeli d'Amore como sus máximos exponentes.
Para dar a conocer ejemplos de estas fabulosas composiciones trovadorescas, se citan a continuación fragmentos de la canción Chantars No Pot Gaire Valer (Poco Puede Valer El Cantar), del trovador occitano Bernat de Ventadorn (circa 1130-1145 - 1190-1200).

Sahaquiel

CHANTARS NO POT GAIRE VALER…

Chantars no pot gaire valer,
si d’ins dal cor no mou lo chans;
ni chans no pot dal cor mover,
si no i es fin’ amors coraus.
per so es mos chantars cabaus
qu’en joi d’amor ai et enten
La boch’ e.ls olhs e.l cor e.l sen.

Ja Deus no·m don aquel poder
que d’amor no·m prenda talans.
si ja re no·n sabi’ aver,
mas chascun jorn m’en vengues maus,
totz tems n’aurai bo cor sivaus;
e n’ai mout mais de jauzimen,
car n’ai bo cor, e m·i aten.

...

Re mais no·n am ni sai terrer;
ni ja res no·m seri’ afans,
sol mi dons vengues a plazer;
c’aicel jorns me sembla nadaus
c’ab sos bels olhs espiritaus
m’esgarda; mas so fai tan len
c’us sols dias me dura cen!

Lo vers es fis e naturaus
e bos celui qui be l’enten;
e melher es, qui·l joi aten.

Traducción:

POCO PUEDE VALER EL CANTAR…

Poco puede valer el cantar si el canto no surge de dentro del corazón, y el canto no puede surgir del corazón si en él no hay leal amor cordial. Por esto mi cantar es perfecto, porque tengo y empleo la boca, los ojos, el corazón y el juicio en el gozo de amor.

Que nunca me dé Dios la posibilidad de que no tenga deseo de amor. Aunque supiera que con el amor no hubiera de conseguir nada, sino que diariamente me llegara daño, por lo menos siempre tendría corazón noble; y estoy mucho más gozoso porque tengo corazón noble y en él persevero.

...

No amo ni puedo temer ninguna otra cosa; ni nada ya me sería afanoso con tal que ello pluguiera a mi señora; me parece Navidad el día aquel en que me mira con los bellos ojos espirituales; pero lo hace tan raramente que un solo día me dura tanto como ciento.

El verso es auténtico y perfecto, y bueno para aquel que bien lo entiende, y es mejor para quien espera el gozo.

(Traducción de Martín e Isabel de Riquer)

5 comentarios:

Luz dijo...

Claro igual que ahora...jajajajaja
Esta entrada me remontó a tiempos pretéritos...Literatutra InglesaI, más precisamente un soneto nde Shakespeare que estudiamos en aquel entonces. Era muy gracioso porque era una especie de burla al parámetro de belleza del "Courtly Love"

My mistress eyes arnt nothing like the sun...

Tengo que buscarlo y pasártelo; terminaba diciendo que su amada tenía el pelo como alambres, era demasiado flaca y además...arrastraba los pies al caminar, je...Pero lo inmportante, es que el no la cambiaba por nada :)

Muy lindo post, Sahaquiel.
Besotes!!!

Luz dijo...

130
My mistress´eyes are nothing like the sun,
Coral is far more red, than her lips red,
If snow be white, why then her breasts are dun:
If hairs be wires, black wires grow on her head:
I have seen roses damasked, red and white,
But not such roses see I in her cheeks,
And in some perfumes is there more delight,
Than in the breath that from my mistress reeks.
I love to hear her speak, yet I know,
That music hath a far more pleasing sound:
I grant I never saw a goddess go,
My mistress when she walks treads on the ground.
And yet by heaven I think my love as rare,
As any she belied with false compare.
William Shakespeare

Los ojos de mi amada no se parecen en nada al sol; el coral es mucho más rojo que el rojo de sus labios; si la nieve es blanca, ¡vaya! entonces tiene los pechos morenos; si los cabellos son hebras, hebras negras le crecen en la cabeza; he visto rosas de Alejandría, rojas y blancas, pero de esas rosas no le veo en las mejillas; y en algunos perfumes hay más deleite que en el aliento que de mi señora emana; adoro oírla hablar, pero bien sé que la música tiene un sonido muchísimo más placentero; admito que nunca vi caminar a una diosa (mi amada cuando anda arrastra los pies). Y, sin embargo, por el cielo tengo a mi amor por tan extraordinaria como cualquiera a la que contradijo con falsa comparación.

Sahaquiel dijo...

Luz: Exactamente, es igual que ahora. , jaja.
¡MUCHAS GRACIAS por el soneto! Me encantó, es excelente!! =)
Es muy gracioso. Hasta mal aliento tenía la pobre, jeje :D
Pero, estoy de acuerdo, lo importante es el final; así de maravilloso es el amor. :))

Besotes!! :))))

Mahatma dijo...

El Amor como símbolo sigue vivo en esos poemas medievales, tanto los de los juglares como las grandes sagas caballerescas. Es interesante notar que existe también ese simbolismo, pero de manera bastante diferente, en la mística cristiana (Sta. Teresa, San Juan de la Cruz), también en el Islam, y claro, en la raíz de ambos, la tradición hebrea (particularmente el Cantar de los Cantares, y en los cabalistas de Safed).

Muy buen post, y excelente poema!

M.

Katy dijo...

Me gustó. No se como llegué a este blog, pero que fortuna