"¿Por qué huís cobardemente? Triunfad sobre la tierra, que en el cielo veréis la recompensa" (Boecio)



domingo, 15 de abril de 2007

Liberación.

"Las almas de los hombres, mientras moran en este mundo contenidas en las mallas de la red del cuerpo y sometidas a las pasiones, no gozan de ninguna participación de Dios; la única participación que de él tienen es aquella que les permite la claridad de su inteligencia por mediación de la filosofía y como a través de un sueño velado. Pero una vez libres de los lazos que les retenían, trocan las almas su estancia en la Tierra por la morada inmaterial invisible, pura y liberada del trastorno producido por las pasiones, entonces ese mismo dios es su jefe y su rey; sienten afecto hacia él, le contemplan insaciablemente y aspiran a esa belleza que los hombres no sabrían expresar ni calificar. De esa belleza se habla en una antiquísima leyenda, cuando se nos dice que Isis siente constante amor; persigue esa belleza, uniéndose íntimamente a ella, colmando a todos los seres que participan en este mundo de la generación, de todas las bellezas y todos los bienes."

(Plutarco, Isis y Osiris)

2 comentarios:

Mahatma dijo...

Me recuerda a un pasaje del Sueño de Escipión, de Cicerón. Pero allí se hablaba de la liberación de estas ilusiones después de la muerte. Aquí, en este fragmento de Plutarco, podría interpretarse de la misma manera ("Pero una vez libres de los lazos que les retenían"..., etc); aunque si hilamos fino, y teniendo en cuenta que estos lazos serían: "las mallas de la red del cuerpo y [...]las pasiones", podemos llegar a la conclusión que "liberarse" de ellas no necesariamente tiene que corresponder a la muerte física (pero sí, sin duda, a la muerte iniciática).

Interesante post!

Abrazo

M.

Sahaquiel dijo...

Estoy de acuerdo, muy buen análisis. Fuera de su contexto, este párrafo quizá no sea suficientemente claro, sin embargo, leyendo con atención los escritos de Plutarco, por momentos es bastante más evidente en el sentido en el que escribía. Y más aún, si tomamos en consideración sus recurrentes alusiones a las Escuelas de Misterios..

Un Abrazo!