"¿Por qué huís cobardemente? Triunfad sobre la tierra, que en el cielo veréis la recompensa" (Boecio)



miércoles, 28 de marzo de 2007

Meister Eckhart y el Vacío.

"Ningún recipiente puede contener dos tipos de bebidas a la vez: si tiene que contener vino, hay que echar forzosamente el agua. El recipiente tiene que estar limpio y vacío de todo. Y por eso, si quieres recibir en ti el gozo divino y a Dios, necesariamente tienes que echar las criaturas y apartarlas. Dice San Agustín: «Vacía para ser llenado, aprende a no amar para así aprender a amar, aparta la mirada para poder dirigirla». En una palabra: todo aquello que tiene que acoger y ser receptivo es necesario que esté vacío".

"Por eso cuanto más perfectas y puras son las potencias del alma, más perfecta y abundantemente reciben lo que acogen; y cuanto más reciben, mayor es su gozo y más son una sola cosa con lo que reciben, de modo que la parte superior del alma, despojada de toda cosa y sin nada en común con nada (sea lo que sea), acoge nada menos que a Dios mismo en la amplitud y la plenitud de Su ser. Y señalan los maestros que no hay placer ni deleite comparables a esa unión, esa interpenetración y ese gozo".

"Estar desnudo y pobre, no tener nada, estar vacío, eso transforma la naturaleza. El vacío hace que el agua remonte la corriente monte arriba y obra muchas otras maravillas de las que no hablaremos ahora".

"Si el hombre tuviese la posibilidad y la capacidad de vaciar por completo un recipiente y de mantenerlo vacío de todo aquello que pudiese llenarlo, incluso de aire, no cabe duda de que el recipiente renegaría de su naturaleza y la olvidaría, y el vacío lo elevaría hasta el cielo. Pues del mismo modo el estar desnudo, pobre y vacío de todas las criaturas eleva el alma hacia Dios".

(Fragmentos de
El Libro del Consuelo Divino de Meister Eckhart.)

Estos conceptos de Eckhart, tan cercanos a lo expresado en diversos textos de la Tradición Oriental, nos recuerdan claramente la necesidad de un
desapego de todo aquello que forma parte de nuestra percepción ilusoria de la realidad. Los objetos materiales, tal como los percibimos no son más que manifestaciones de una telaraña infinita de procesos en una danza eterna de creación y destrucción. El hombre se aferra a imágenes ilusorias y fijas, en un Universo eternamente cambiante y dinámico. Estas ataduras de la carne y la materia son el origen y la causa de todo sufrimiento. Sólo purificando nuestra mente y retornando a la desnudez edénica, restituiremos nuestra verdadera Naturaleza: el estado del Hombre Primordial. Cuando nos despojemos de toda carga psíquica, de falsos preceptos y dogmas, de fanatismos y pasiones, podremos ser verdaderamente conscientes de la Unidad de toda la Creación.

Aún queda mucho camino por recorrer...

10 comentarios:

Mahatma dijo...

Más que interesante. Esto del vaciarse me hace recordar a aquello de la purificación por los elementos... "cuando decimos elemento, decimos simple". Cosa que vendría a ser simplificarnos, dejar de tener puesta nuestra atención en la diversidad de las cosas... volver, desde cada uno de los extremos de la tierra (los puntos cardinales, relacionados tradicionalmente con los elementos) hasta el centro, hasta el "parasíso terrenal" u hombre primordial, como bien apuntabas, Sahaquiel. Una vez allí, todo es posible.

Abrazo!

M.

Mari dijo...

Si. Así lo siento yo. Muchas veces hablo de "sentir" porque es difícil poner en palabras las "ideas". Tal vez por el acostumbramiento a "tener" ciertas ideas sobre lo que "es" o "no es" algo, una cosa, el mundo. Intento vaciar también esas ideas.

Estamos en camino, no sé cuándo llegaré/mos ni cómo. Sé que estamos en camino.

Besos
(Gracias por entender al caracol! Fue importante para mí =D)

Gloria dijo...

Hola, un gran abrazo para ti !! Gracias por visitarme y tambien por realizar escritos tan buenos, me gustaron mucho, felicidades.

Eli

Sahaquiel dijo...

Mahatma: Estoy completamente de acuerdo. Muy precisa la observación. Justamente, es parte de la purificación por los elementos la liberación de la Multiplicidad, para regresar a la Esencia, a la Unidad.
Abrazo!

Mari: No es tarea fácil liberarnos de imágenes mentales con las que nos identificamos toda la vida. Hay ideas, o más bien experiencias que simplemente no se podrían traducir en palabras y, mucho menos, explicar de modo racional, porque pertenecen al campo de lo supra-racional (que no es lo mismo que irracional).
Besos.

Gloria: Muchas gracias por la visita! Siempre es un placer leerte.
Abrazos!

Mari dijo...

Te entiendo. Pero no puedo usar la cabeza para entenderte. Me resulta muy difícil explicar por qué te "entiendo"

Bue.

Lo importante es que me resulta útil tu espacio. Útil, refrescante, tantas cosas...

Gracias, Sahaquiel. =)
(que existas es gran cosa)

Sahaquiel dijo...

Sobre el nuevo aspecto del Blog: No crean que entiendo demasiado sobre diseño web. Simplemente encontré una plantilla prediseñada, la modifiqué un poco, le cambié la imagen del encabezado y le agregué las otras. Lo demás fue prueba y error con las opciones de Blogger.
Saludos!

Mari dijo...

Cambios!

Y hermosos cambios.

=)

Mahatma dijo...

Uhhh! ¡Me encantó el nuevo diseño! 10 puntos!

Patus dijo...

Sólo purificando nuestra mente y retornando a la desnudez edénica, restituiremos nuestra verdadera Naturaleza: el estado del Hombre Primordial.
Esto me suena...
Gracias por visitarme. Querría leer más de lo tuyo pero por ahora no puedo.
:)

Sahaquiel dijo...

Gracias a todos por sus palabras!

Patus: Bienvenida! Gracias por dejar tu comentario. Volvé cuando quieras. =)